El impacto de la construcción en la economía


Debe importarnos la actividad de la construcción inmobiliaria, porque cumplen una función vital. Ahora bien, ¿por qué y cuán importante es? A continuación, hablaremos sobre la dimensión de la industria de la construcción, su grado de influencia en las economías que la rodean y sus beneficios para el desarrollo local.


Es sabido que el sector de la construcción es un instrumento para impulsar la economía de cualquier país, impactando en la macro y microeconomía. Es de gran relevancia en la política financiera, y reconocida por su contribución en acelerar el crecimiento. Además, genera empleo sobre una amplia rama de oficios y diversos profesionales. Impacta sobre el aumento del consumo (un pilar sobre todo en relación a los insumos), produce inversiones grandes en la compra de inmuebles y valor agregado (en la renovación de inmuebles, venta en pozo por ejemplo).


El Real Estate es reconocido por ser uno de los mecanismos reactivadores de la economía puesto que estimula la cadena productiva; es por ello, que ocupa un puesto en la agenda económica nacional de cualquier gobierno que busque el desarrollo. La construcción es una industria esencial en todo el mundo.


El rubro es uno de los sectores más dinámicos, el crecimiento agiliza el mercado. La actividad, sufre las recesiones más que ningún otro sector, sin embargo se recupera rápido y con mayor intensidad que el conjunto de la economía. En mayor o menor medida, siempre está en alza, siempre activa.


La obra pública, aun que tiene menor peso relativo en el sector, marca políticas de carácter general. Es trabajo de los gobernantes sostener la actividad mediante incentivos o fomentos, planificación y organización para que no se trate de trabajos estacionarios, sino, de labores sostenidas durante todo el año. Además, de ocuparse que así suceda con la obra privada.


La principal característica del sector, es su capacidad de impulsar las industrias proveedoras de insumos, en un primer nivel. Para los tiempos de construcción, se busca acortar plazos, por lo que se trabaja generalmente con proveedores locales: no sólo de materiales básicos para la construcción (tales como cal, cemento, grifería, hierro, hormigón elaborado, ladrillos huecos, mosaicos, pinturas, pisos, placas de yeso), sino también de materiales de corralón, insumos industriales, materiales más pequeños de ferretería, y elementos para instalación de servicios y cualquier objeto que sirva para detalles estéticos de diseño de interior. Se trabaja con empresas grandes, medianas y pequeñas, y por la cantidad, en el término de volumen, se invierte grandes sumas.


Por supuesto si hablamos de cadena no podríamos pensar en un solo eslabón. Continúa generando efectos multiplicadores sobre la cadena de valor, ya que los proveedores trabajan directamente con fábricas, transportistas, y empleados, alimentando a su vez otras industrias, logrando que el movimiento de la construcción impacte de manera tal en el mercado, volcando su alcance a toda la sociedad.

Sobre finanzas, por cada peso invertido se genera 1,24 pesos extra. Con la obra púbica, los gobiernos generan estímulos para que desde lo público se apalanque dicha actividad. Con la obra privada la construcción suele estar muy acompañada por los bancos, quienes financian mediante préstamos porcentajes de los proyectos, o de la mano con políticas de turno estimulan créditos para empresarios, brindando oportunidades de generar nuevas obras y alimentar así, este sistema de trabajo.

Según fuentes, el sector dio ocupación directa e indirecta a 1,5 millones de familias en Argentina. La actividad directa y formal se concretó a través de 22.000 empresas, donde, de un conjunto de aproximadamente 100 grandes empresas constructoras de todo el país año a año, realizan una evaluación de la situación y las expectativas económicas de corto plazo que sirva de complemento de otros indicadores para compartir cuál es la situación actual de esta industria. Su contribución a la comunidad se potencia por su volumen, encontrándose a lo largo de todo el país, lo que garantiza una eficiente asignación de recursos y una más rápida reacción.


La OIT ha señalado para Latinoamérica, que el Valor Agregado por la Construcción es del orden de 6%, pero su contribución al empleo alcanza a 9,3%. Reafirmamos entonces, que es un sector de incidencia cuyo crecimiento es proporcional al del empleo.

La estabilidad del rubro, dado múltiples factores transversales al desarrollo inmobiliario, son los que fijan los precios de mercado. El "C.A.C." es un índice que maneja la Cámara Argentina de la Construcción que regula los precios de la misma y sus aumentos. Varía mucho menos que cualquier índice, comparado con el dólar, por ejemplo. Es un dato público que se puede tener acceso cuando el interesado desee a través de la página oficial del ente.


Otro de los beneficios de la construcción es su aporte estructural. Brindan el espacio físico para el desarrollo de diversas actividades, destinadas al uso social (colegios, hospitales, centros de administración, y seguridad) y los servicios esenciales (agua potable, luz, entre otros) además de mayor y mejor espacio público e infraestructura.


La accesibilidad a la vivienda formal es un importante instrumento para la superación de la pobreza y el déficit habitacional, la formación de clase media, y la creación de ciudadanía. Las obras de unidades para vivir o para negocio contribuyen a la calidad de vida de las personas y de la sociedad, a la productividad y competitividad de un país. La tarea importante de garantizar acceso a una casa es, sino el objetivo con mayor demanda por parte de la sociedad.

La construcción sostiene millones de sueños, de aquellos clientes que negocian su primera vivienda o quienes incrementan su capital para inversión.

Las propiedades a la venta por el sector privado buscan diferentes estrategias, se reinventan constantemente a fin de no estancarse. Esto beneficia a los usuarios finales, puesto que hoy en día cuentan con más y mejores herramientas como una financiación o planes de pagos, para la compra. Incluso las garantías son mejores, ya que, en el caso de comprar un proyecto en pozo, se podría cambiar de elección, o pagar una diferencia y obtener algo más grande que lo comprado en un principio, o bien intercambiar una unidad, por otra El juego de negocio es amplio para que cada plan se adecúe a las necesidades del cliente.


El financiamiento hipotecario para la compra de unidades crece en tiempos de desarrollo económico, mientras brinda más oportunidades de acceso a viviendas únicas, y permite ser un indicador de crecimiento local. Esto se da ya que, donde más créditos se otorguen, brinda una referencia de la dinámica geográfica del mercado, y de la mano la empresa, se distribuye la ganancia a todos los interventores del proceso de la compra-venta. También el aumento de distribución de créditos para la construcción, impacta en los negocios locales dedicados a la venta de materia prima, empresas constructoras y particulares.

En conclusión, una transformación económica y el desarrollo social debe ser acompañado de infraestructura, y del trabajo que rodea a la actividad.

Es importante que ocupe un lugar en la agenda, ya que el tema inmobiliario impacta en la realidad de todos. Cada obra nueva aporta más de lo visible, y es necesario comprender que muchas actividades dependen de otras, y la construcción, en particular, es uno de los eslabones más importante en la cadena de producción.

Contacto

Dirección: Leandro N. Alem 1065.

Teléfono: 2901 433554.

Celular/WhatsApp: 2901649424.

E-mail: info@comslar.com

Ushuaia, Tierra del Fuego, Arg.

© 2020 hecho por Grupo Comslar.